6 consejos para hacer más tareas en menos tiempo

Muchas veces nos encontramos en una situación en la que debemos cumplir varias tareas al mismo tiempo o en un tiempo limitado, nos acostamos en la noche preocupados sin saber como vamos a acabar con todo el trabajo que tenemos, y la verdad no eres el único. En un ambiente económicamente difícil, los trabajadores tienen que hacer un esfuerzo mayor en el mercado laboral, tienen que llevar más proyectos a la vez y con fechas de entrega más estrictas, y lo peor es que no se puede aplazar ningún tipo de tarea. Sin duda alguna, los niveles de estrés cada vez son más elevados.

Sin embargo, sin ser una persona organizada por defecto, puedes aprender a cómo manejar y priorizar tus tareas para que el día pueda tener más tiempo o más horas. A continuación, hablaremos de algunos consejos que te ayudaran a hacer más productivo en menos tiempo.

 

1. Crear una lista de tareas o actividades realistas

La gente normalmente empieza el día sin organizar o enumerar sus tareas pendientes para cada día. Simplemente empiezan con la primera tarea que tienen en mente sin ningún tipo de cronograma o lista escrita. Si no existe una dirección establecida, esto implicara que tienes que dedicar más tiempo a tus tareas y luego pensar que vas a hacer después. Al final del día te darás cuenta de que no has logrado mucho o casi nada porque has aplazado algunas cosas que tenías en mente para ese mismo día.

Una lista de tareas pendientes te ayudará a cumplir con el cronograma y lograr cumplir la mayoría de las tareas fijadas para ese día. Organizar las tareas antes de comenzar el día puede resultar más productivo y útil. Solo necesitas de 5 a 10 minutos para hacer una lista o un checklist de las cosas pendientes, posteriormente listar las tareas y colocarlo en un lugar donde sea visible ayudara a cumplir con las tareas asignadas.

 

2. Trabaja por bloques y cumple

De acuerdo a un estudio realizado por la empresa Microsoft, si te interrumpen o te distraes mientras trabajas en una tarea, te lleva al menos 15 minutos volver a concentrarte. Es por eso que es importante realizar las tareas por bloques de tiempo, trazar metas a corto plazo y estar un en un lugar tranquilo para estar seguro de que no te van a molestar durante el tiempo que tome la tarea a realizar. Es muy esencial que para cumplir con esto deberás apagar todos tus medios de comunicación, poner el teléfono móvil en silencio y muy importante que las redes sociales no te distraigan. Durante todo este tiempo tienes que cumplir tu tarea como una meta hasta finalizar. Después de eso podrás tomarte un pequeño descanso.

 

3. Delega tu trabajo

Muchas personas intentan hacerlo todo por sí mismos, sobre todo si son emprendedores o personas que están empezando algo, y el error es que en muchas ocasiones no delegan sus tareas a sus empleados o compañeros de equipo o trabajo. Por otro lado, los profesionales que aprenden a repartir sus tareas o delegar, finalizan los proyectos a tiempo y logran mantener su cronograma sin ningún tipo de afectación en el negocio. También son más conscientes del potencial de su equipo y empleados, ayudan a adquirir y mejorar sus habilidades en el oficio y consiguen establecer una buena cultura de trabajo en la empresa.

 

4. Centra tu foco de atención en una sola cosa.

Muchas personas comenten el error de que, entre más cosas hagan al mismo tiempo, lograran finalizar a tiempo de manera rápida. Sin embargo, esto está lejos de la realidad. Cuando trabajas en dos o más cosas al mismo tiempo, estás forzando a tu cerebro a cambiar el foco de atención constantemente, lo cual tiene como resultado una disminución de tu productividad. En vez de hacer varias cosas al mismo tiempo, es mejor centrar tu atención en una sola actividad o tarea a la vez hasta terminarla, posteriormente sigue con la siguiente. Esto como resultado evitará que cometas menos errores y tu mente no se distraiga. Además, conseguirás finalizar a tiempo con tu tarea a un ritmo constante e incluso disponer de más tiempo para tomar un descanso.

 

5. No seas estricto contigo mismo o perfeccionista

Seamos realistas por un momento, y seamos conscientes que no es posible ser absolutamente perfecto en todo. El perfeccionismo se puede convertir en un obstáculo para la productividad y como consecuencia puede generar mucho estrés, al no poder cumplir exactamente como lo hemos imaginado. Por eso es mejor centrar tu atención en una sola tarea como mencionamos anteriormente, hacerla lo mejor que puedas y finalizarla. Siempre y cuando los resultados de tu trabajo sean buenos y tus clientes estén satisfechos con el trabajo realizado, no necesitas preocuparte de que todo este absolutamente perfecto. Sin embargo, esto no quiere decir que no tengas que centrarte en la calidad de tu trabajo. Hay una diferencia entre hacer un trabajo de buena calidad y llevar a cabo un trabajo con estándares imposibles. Pero lo que debes evitar a toda costa es que, si eres un perfeccionista, nunca estarás satisfecho con tu trabajo y siempre encontraras errores.

 

6. No todo es trabajo

De acuerdo con estudios realizados por los Institutos Nacionales de Salud, los adultos necesitan dormir entre 7 y 8 horas cada noche, de lo contrario, te añadirás un déficit de sueño. Esto como resultado afectara en tu productividad. Además, el sueño le da al cerebro la posibilidad de resolver las cosas, reabastecer sustancias químicas y estar preparado para el siguiente día.

En conclusión, no prolongues tus horas hasta altas horas de la noche, ten un espacio para cada cosa en tu vida cotidiana y profesional. Tener buenos hábitos como ser organizado, al principio puede costar o tomar tiempo, pero luego de que lo hagas una costumbre en tu diario vivir te ayudara a ahorrar tiempo y a mejorar tu productividad. Recuerda, debes tener en cuenta que hay un limite de cuanto puedes hacer. No seas demasiado estricto o perfeccionista contigo, lo último que querrás es acabar quemado. Cuida tu salud mental, establece límites, trabaja de forma productiva y obtendrás mejores resultados con poco estrés.